Mujer, 30 y tantos, empleada en el sector tecnológico y en camino de convertirme en madre: todo un cliché. Ahora quiero crear una comunidad que facilite eliminar esta barrera, quiero que nos ayudemos, ¿Te unes?

¡Hola! Me llamo Isa y soy solo una más de las tantas que nos chocamos con un techo de cristal que nos es impuesto. No soy más especialista en la materia que las demás que lo experimentan y desgraciadamente no tengo la solución a nuestros problemas. En este momento sufro como nunca antes el peso de un techo de cristal encima de mi cabeza. Pero quiero intentar cambiarlo, al menos para algunas de nosotras, ¿me ayudas?

https://s3-us-west-2.amazonaws.com/secure.notion-static.com/6726b427-b2ba-4462-a5dd-10bb91274349/alex-knight-4NJoYCuWDok-unsplash.jpg

Techo de cristal

¿Qué es el techo de cristal?

Primero, vamos a repasar algunos datos. ¿qué es el techo de cristal?

Marta García Pascual lo explica estupendamente en este artículo: Se le llama techo de cristal a la imposibilidad que tienen las mujeres de crecer o cumplir sus aspiraciones laborales. Se trata de una frontera que nos limita pero que no es visible y al no ser visible se hace difícil de traspasar e impide seguir avanzando. Es invisible porque no existen leyes o dispositivos sociales que impongan esta limitación explícita a las mujeres. Sin embargo, aunque no se ve, existe.

¿Pensáis que es una coincidencia que las aspiraciones de las mujeres en el entorno laboral desaparezcan tan solo dos años después de empezar a trabajar? Por supuesto, esto no se replica en el caso de los hombres. Sinceramente, yo no. Podéis leer más en este estudio de Bain and Company si os interesa. Sinceramente, yo no.

Si miramos a lo que nos depara el futuro, las expectativas no son muy halagüeñas. No hay más que leer este estudio de McKinsey en 2020 sobre “Women in the workplace” , donde se dejan entrever las consecuencias del COVID en la vida laboral de las mujeres. La verdad es que no es muy inspirador.

Recientemente han habido dos sucesos que me han hecho reflexionar sobre mi entorno y sobre el medio en el que vivimos.

  1. Recientemente hablaba con el director de RRHH sobre mi plan de carrera, coincidiendo con que estoy embarazada. Me dijo que, seguramente cuando naciera mi hija, ella iba a pasar a ser lo primero de todo para mí, dejando en un segundo plano mi carrera profesional. Y creo que es cierto, va a ser lo primero. Pero es cierto tanto si eres un hombre como una mujer, creo que es algo que afecta a cualquier persona de igual manera. Sus palabras me hicieron preguntarme, ¿me habría dicho esto también en caso de ser un hombre? Estoy convencida de que no… ¿Es esto el sesgo inconsciente o algo más?
  2. ¿Habéis visto la peli de Netflix sobre Ruth Bader Ginsburg, “Una cuestión de género? La película narra un caso que sucede en 1972 donde, durante una escena donde la protagonista, abogada, ensaya el juicio con unos colega. La protagonista recibe este consejo de uno de sus colegas (hombre):

“Mira, de jovencita eras guapa y lista como tú sóla pero das la imagen de una arpía amargada a la que ni reconozco. Si te presentas así lo echarás a perder, ¿tanto de cuesta sonreír?”

Su consejo es, literalmente, ignorar a los jueces y sonreír. Otra persona (su marido) participa entonces en la discusión y sugiere alternativas como evadirse, o desviar la conversación, o decir algo gracioso para llevarlo a su terreno. Entonces el resto proponen que sea él quien represente el caso. ¿os resuena esta situación? Estamos en 2020 y la película habla de 1972… Qué poco han cambiado ciertas cosas en casi 50 años.

¿Y os sentís reflejadas o reconocéis las siguientes situaciones? Voy a describiros unas cuantas:

Palabras

¿Te han dicho alguna vez que eres demasiado agresiva? ¿demasiado mandona? ¿demasiado insistente? ¿demasiado emocional? ¿demasiado ambiciosa? Y la lista de palabras es muy larga… Aquí una lista de palabras en Inglés, lamentablemente no he encontrado un equivalente en Español pero os hacéis a la idea ¿no?

También se tiende a interpretar la confianza en una misma, el hecho de participar, opinar o decir cosas en voz alta con actitudes negativas como soberbia, orgullo, vanidad, superioridad, amenaza…

Podemos comparar estos adjetivos con aquellos que se usan para describir a los hombres…¿cómo cambia la cosa, verdad? Tristemente, esta es una realidad a la que muchas nos hemos enfrentado, ¿tú también?