El techo de cristal nos afecta a todas por igual. No importa quiénes seamos o a lo que nos dediquemos, es un sesgo de género. Personalmente, opino que hay dos tipos de personas: aquellas que aceptan la situación y se conforman y aquellas que luchan para romperla. ¿Y tú de qué tipo eres?

https://cdn-images-1.medium.com/max/1600/1*7kC8-B4F0HyZ6jdjqq0ZLw.jpeg

Yonoquierountechodecristal nace con la esperanza de convertirse en una comunidad que ayude a eliminar la brecha creada por el techo de cristal. No voy a contar sus historias pero sí por qué es necesario escuchar nuestras voces.

Hace un mes aproximadamente publicamos el proyecto Yonoquierountechodecristal , una **comunidad que pretende poner en contacto mujeres que buscan consejo y mujeres que quieren darlo en relación a cómo desgraciadamente nos enfrentamos al techo de cristal. Lo explicaba en éste artículo.

Desde entonces he recibido muchas muestras de agradecimiento y ánimos para continuar con el proyecto. La verdad es que la que lo debo agradecer soy yo, por sentirme tan apoyada. Me habéis repetido varias veces lo “valiente” que he sido pero sinceramente, las valientes sois vosotras, que os enfrentais día tras día con estas situaciones y lo hacéis sin ayuda. **Y tú, ¿también te sientes identificada?

¿Y cómo nos afecta el techo de cristal en nuestro desarrollo profesional?

Si tuviera que elegir qué frase pone en común a todas las participantes sería: “ Me siento reflejada”. A día de hoy tenemos unas 50 respuestas al formulario y junto con esas respuestas entendemos mejor cómo y cuánto nos afecta el techo de cristal. Comparto algunos datos:

https://cdn-images-1.medium.com/max/1600/1*855lThNubK2E7q4oFQ0stg.png

El techo de cristal afecta por igual en muchos sectores

Con una muestra de casi 50 participantes que ejercen en los sectores de marketing, producto y diseño, finanzas y banca, ingenierías , interpretación y también estudiantes que aún no tienen experiencia profesional, la realidad es que muchas respuestas son comunes, muchas experiencias compartidas y el techo de cristal es una barrera que nos retiene a muchas de nosotras.

Aproximadamente el doble de las participantes buscan apoyo y mentoras, respecto de las que ofrecen su ayuda.

Por aportar algunos datos y curiosidades, una de las preguntas estrellas del formulario pretendía entender si las situaciones que nos afectan son comunes y qué podíamos aprender de ellas.

https://cdn-images-1.medium.com/max/1600/1*v7NQkiAtzESyCeaMG3qBpA.png

Dicha pregunta está presente en ambos formularios, tanto para personas que querían ofrecer su ayuda como mentoras como a aquellas que buscaban consejo. Lo curioso es que al analizar las respuestas, en muchas no hay distinciones entre los dos grupos, nos afectan a todas por igual, y mucho.

Al 65% de nosotras nos han descrito usando alguna palabra sensible: agresiva, mandona, etc

En el 50% de los casos NO nos han dado visibilidad y reconocimiento PÚBLICO

Recibimos feedback que no nos es útil 55% de las veces

PERO, hay algunas respuestas en las que diferimos:

El 75% de las chicas que buscan mentora creen que reciben consejos vacíos mientras que para personas que quieren mentorizar esa cifra se reduce al 56%.

Sin embargo, el 53% de aquellas que se sienten con las ganas de ser mentoras dicen que no las han tenido en cuenta para promociones u oportunidades vs 36% de aquellas que buscan mentora. ¿Es eso un aprendizaje para nosotras? ¿Qué debemos hacer distinto?